Las emociones de un mentiroso. ¿Cómo podemos evaluar la sinceridad en una persona? Tercera parte.

“Las tres emociones, más frecuentes, que experimentan las personas cuando mienten son el miedo, la culpa, y en cierto modo sorprendente, el deleite”. (Ekman 220).

Muchas mentiras no son sobre sentimientos, sino sobre acciones, planes, pensamientos, o valores, pero incluso este tipo de engaños pueden generar indicios emocionales (hot spots) en cualquier  individuo. Un niño que miente a su madre sobre no tener tarea para poder salir a jugar futbol con sus amigos, no está mintiendo sobre un estado de ánimo y no está mintiendo para sobrevivir, pero el miedo de ser descubierto (y más si sabe que de ser descubierto será castigado) o la culpa de mentirle a su mamá pueden ser suficientes para encontrar indicios emocionales de engaño. Como ya he mencionado con anterioridad (parte 1 y parte 2 de este trabajo) existen buenos y malos mentirosos.

Miedo: El miedo a ser descubierto, es la emoción más común entre las personas cuando mienten. Pero no en todos los engaños se hace presente este temor, hay de mentiras a mentiras:

Esta emoción hace que la sangre viaje a los “músculos esqueléticos grandes”, como lo son las piernas, respuesta que prepara nuestra huida. El rostro pierde su color debido a que la sangre ha dejado de circular por él. El miedo nos pone en alerta ante una posible amenaza.  El temor de ser descubierto en un engaño se puede observar principalmente en el rostro (En una micro expresión o en la perdida de color en el rostro en un momento específico) y en la voz (con el miedo puede venir el nerviosismo, por lo que la voz puede titubear o romperse).

En la micro expresión que delata esta emoción nuestros ojos se preparan para identificar cualquier amenaza, es por eso que ambos se hacen grandes alargándose hacia arriba (lo que provoca que las cejas suban simétricamente y arrugas en nuestra frente) y la boca va ligeramente abierta.

“…el miedo sólo se genera cuando hay mucho en juego, el mentiroso cree que las recompensas que se pueden obtener, o los castigos que deben ser evitados, son importantes. Aún así, no todos los mentirosos tendrán miedo de ser capturados”(Ekman 220).

Culpa: “La culpa es otra emoción que puede llegar a presentarse en algunas mentiras” (Ekman 220). Cuando las mentiras son autorizadas la culpa no aparece; policías encubiertos, espías o un niño que miente asegurando que su madre no está en la casa.

La culpa puede aparecer cuando las mentiras no son autorizadas, cuando sentimos que estamos siendo injustos con alguien, nos arrepentimos de algo, sentimos la obligación de ser sinceros o la mentira va en contra de nuestros valores.

Por otro lado, la culpa puede ser muy subjetiva y por esta razón se debe ser muy cuidadoso en su interpretación. Se puede dar el caso de una persona que sienta culpa de una mentira “piadosa” o el caso de una persona que haya cometido un terrible crimen y no sienta remordimiento alguno.

Una de las actitudes características de los violadores o abusadores es el autoengaño; el criminal se miente a si mismo intentándose convencer de que lo que está por hacer no es malo, “se repiten a sí mismos la versión falsa y la defienden con más y más argumentos de forma que terminan creyéndosela”. Constantemente se repiten mentiras como: “las mujeres realmente quieren ser violadas” (Goleman, D.) “No estoy haciéndole daño a la criatura, solo le muestro mi amor”. La continua práctica en el autoengaño hace que el criminal mejore su capacidad para mentir y engañarse a sí mismo, como a sus víctimas.

Cuando sentimos vergüenza, culpa o pena solemos esconder el rostro. De ahí la expresión coloquial: “bajar la cabeza” (Rulicki Sergio). El nerviosismo y la tristeza también pueden presentarse.

Deleite: Desde mi particular punto de vista, esta es la emoción más difícil de interpretar como un indicio de engaño.”Otra emción sobre la práctica de la mentira es lo que he llamado “engañar a placer” (duping delight), que yo he definido como el placer que se obtiene de tomar un importante riesgo y hacer frente al reto de manipular a una persona… duping delight es difícil de contener, a menudo la motivación de presumir delata la mentira. Es más probable observar este indicio cuando la víctima del mentiroso se considera difícil de engañar y están presentes sujetos que saben que una mentira se está perpetrando” (Ekman 221).

Mi pasión por el lenguaje corporal y la psicología de la mentira se consagro cuando tome un taller de negociación y resolución de conflicto con el Dr. Luis Miguel Pérez Juárez. Anteriormente ya había trabajado con proyectos de comunicación no verbal, pero desde que conocí la teoría de la mentira me he dedicado a estudiar, leer, investigar, practicar y escribir sobre el tema. Les cuento esto porque es precisamente en una negociación donde podemos encontrar con mayor facilidad el deleite o engaño a placer (duping delight) del que nos habla Paul Ekman.

En una negociación se miente mucho menos de lo que ustedes piensan ¿Por qué? Porque si uno es descubierto se corre el riesgo de que toda la negociación se venga abajo. Razón por la cual, las mentiras más comunes en una negociación son de omisión y no de falsificación. Si nos cachan una mentira de omisión siempre se podrá argumentar que; olvidamos ese detalle, que pensamos que no era importante o que nos pasaron mal la información. Mientras que la mentira de falsificación no tiene defensa.

Negociar es un arte, mentir también. Los buenos negociadores van bien preparados a la mesa de trabajo, están siempre concentrados, no se contradicen, tienen una estrategia, conocen sus máximos a negociar, conocen sus mínimos, y reconocen (cómo y cuándo) los puntos sobre los que pueden mentir sin poner en riesgo la negociación. Es en el momento en que los negociadores logran un acuerdo—mientras más importante, más factible—que podemos encontrar una pequeña expresión de felicidad o superioridad en sus rostros.

Según David Livigstone la evolución favorece a los mentirosos sobre los honestos”. Dicho lo anterior, es mucho más probable que las personas que nos intentan engañar sean seguras  de sí mismas (al menos en apariencia), con un buen trabajo, atractivos y exitosos.

Existen otras emociones que debemos considerar:

The liar may be angry at his target for a variety of reasons, but may believe it is necessary to conceal the anger in order to succeed in the lie. In a similar fashion, a liar may feel disgust toward his or her target. Or a liar may feel either of these emotions about him-or herself for engaging in the lie” (Ekman 221).

Finalmente, los indicios de engaño (hot spots) son solo eso, indicios. Se buscan emociones que no correspondan a un contexto, pero nunca se debe olvidar que las emociones aparecen por muchas razones y por lo tanto, que no siempre hay una mentira detrás.

José Manuel Guevara S.

Twitter: jmguevaras

Para conocer más indicios de engaño no verbal, da clic aquí.

Fuentes consultadas:

Davis, Flora; La comunicación no verbal. Ed Alianza.

Rulicki Sergio; CNV Comunicación No Verbal. Ed Granica.

David Livingstone; ¿Por qué mentimos? New England Univerity.

Nierenberg, Gerard. How to read a person like a book. Simon & Schuster INC.

Trapassi Leonarda; Los recursos de la mentira. Ed Anthropos. España 2008

Ekman, Paul. Emotions Revealed. Ed Holt. New York 2007.

Interactive training by DR. Paul Ekman. METT FACE TRAINING.

Documental: Los secretos del lenguaje corporal. The History Channel.

Martínez Selva José María. La psicología de la mentira. Paidos 2005.

Locke John. Ensayo sobre el Entendimiento Humano. Tomo I Y II GERNIKA 2000.

Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.

About these ads

12 comentarios

Archivado bajo Emociones, Lenguaje Corporal, Teoría de la mentira

12 Respuestas a “Las emociones de un mentiroso. ¿Cómo podemos evaluar la sinceridad en una persona? Tercera parte.

  1. He estado leyendo sobre este tema y pocos textos profundizan , me ha dado otra arista del mismo punto, gracias.

    • jmguevaras

      Victoria:

      Muchas gracias por tu tiempo y tu comentario. Al ser un blog, intento no saturar de información a los lectores. Por eso abordo los temas de lenguaje corporal, teoria de la mentira y las emociones en diferentes títulos. Hay otros trabajos sobre teoría o psicología de la mentira, no se si has tenido oportunidad de echarles un ojo.

      Te comento que sobre este mismo tema, publicaré una cuarta parte. Con gusto la haré llegar a tu mail.

      Un saludo.

  2. cacahuate

    cuales son las emociones

  3. cacahuate

    de la imagen de arriba cual cara significa qué ?¿?¿?¿?¿?

    • jmguevaras

      Estimada Mafer:

      Gracias por tu comentario. La verdad es que esa imagen solo cumple la intención de “adornar” el post. Ni siquiera es que esas emociones sean las que encontramos como indicios de engaño.

      En esa imagen si aparecen algunas de las emociones básicas de las que habla el Dr. Paul Ekman. La primera es un rostro neutro, tristeza, sopresa, ira, sonrisa de disfrute, las siguientes dos yo no las enmarcaria en una emoción específica (el miedo no se ve reflejado como en la sexta imagen). En las últimas dos vemos tristeza y felicidad.

      Si te interesa el reconocer las emociones en el rostro, te dejo el siguiente link que si tiene un video con la intención de ilustrar esto: http://enbuscadeantares.wordpress.com/2009/12/09/video-sobre-micro-expresiones/

      Un saludo,

  4. camilo sanchez

    oye, tengo una duda muy grande desde hace un tiempo, los sociopatas, son los mejores mentirosos, como lo hacen?

    • jmguevaras

      Camilo:

      Primero una disculpa por responder hasta hoy, tuve algunos imprevistos y no había podido responder comentarios. Aprovecho para agradecerte tu tiempo.

      Si, los sociopatas suelen ser excelentes mentirosos. En el post en el que me dejas tu comentario se abordan algunas emociones que se pueden buscar en cualquier persona para darse una idea de la veracidad de los argumentos, una de esas emociones obviamente es el miedo.

      Podemos sentir miedo a ser descubiertos en la mentira (somos culpables) o podemos sentir miedo de que no se nos crea (somos inocentes) como el caso de algún novi@ celoso, pero sentimos ese miedo y de muchas formas lo podemos dejar ver. En el caso de lo sociopatas, al no seguir muchas de las normas sociales, pueden no sentir ningún miedo a ser descubiertos, la emoción simplemente no esta presente y entonces es casi imposible encontrar indicios de engaño (manipuladores, cambios en la voz, distanciamiento verbal o no verbal, minimización, justificación…) que por lo general nos hablan de un estado de ansiedad o nerviosismo.

      Finalmente, es importante recordar que cuando hablamos de sociopatas no hablamos siempre de gente enferma o “mala”, los genes no son determinantes, la educación (estímulos y represión al interior de la familia) y las experiencias sociales juegan su papel.

      Espero haber respondido tu duda,

      Un saludo,

      JM

  5. manuel reyes

    excelente comentarios… Sigue así por que nos gustaría ver también más análisis tuyos de los candidatos. Felicidades de nuevo!!!

    • jmguevaras

      Manuel:

      Muchas gracias por tus comentarios. Hay análisis de todos los candidatos a la presidencia y seguiré publicando sobre el tema. Ojala regreses pronto.

      Un saludo,

      JM

  6. CITY

    Oiee estan muy buenos tus articulos, me gustaría ponerme en contacto contigo… Que tipos de cursos has tomado? Estoy leyendo el libro de Ekman que citas bastante por cierto, tomaré de tu bibliografía también. Muchas gracias por el aporte =)
    Saludos ¡

    • jmguevaras

      City:

      Muchas gracias por tus comentarios.

      En esta liga: http://enbuscadeantares.com/acerca-de/

      Puedes encontrar mi preparación y mi experiencia profesional.

      Es un excelente libro, completo y básico para estos temas.

      Te comparto más bibliografía por si te interesa:

      David Livingstone; ¿Por qué mentimos? Las raíces del engaño y el inconsciente” 2011, New England Univerity.
      Davis, Flora; La comunicación no verbal. Ed Alianza.
      Ekman, Paul. Emotional Awareness. A convertation between The Dalai Lama and Paul Ekman, PH.D. Holt 2008.
      Ekman, Paul. Emotions Revealed. Ed Holt. New York 2007.
      Goffman, Erving. La presentación de la persona en la vida cotidiana. Amorrortu editores. 2001
      Goleman Daniel: Emociones destructivas. Un dialogo científico con el Dalai Lama. Ed. Vergara. Mayo 2003
      Goleman Daniel: La inteligencia Emocional, cuando lo inteligente es tonto”. 1995
      Goleman, Daniel. La Inteligencia Social. Editorial Planeta 2006.
      Gorda, Víctor. “Imagología”. Ed. Grijalbo, México 2003.
      Green, Robert. Las 48 leyes del poder. Ed. Atlántida 1998. México DF
      Martínez Selva José María. La psicología de la mentira. Paidos 2005.
      Nierenberg, Gerard. How to read a person like a book. Simon & Schuster INC.
      Rulicki Sergio; CNV Comunicación No Verbal. Ed Granica.
      Trapassi Leonarda; Los recursos de la mentira. Ed Anthropos. España 2008

      Un saludo,

      JM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s